Históricas como la Biblioteca Joanina o la del Palacio Nacional de Mafra, bibliotecas dedicadas a autores como José Saramago o Fernando Pessoa, librerías que han servido de inspiración a cuentos y películas. La relación de Portugal con los libros es una de las más intensas del mundo.

Por SERGIO MUÑOZ

Portugal ha sido, este año, el país invitado a la Feria del Libro de Madrid. Ha sido una ocasión perfecta para descubrir y comprar literatura del país atlántico. Pero si eres un amante de los libros y piensas viajar a Portugal este verano, quizá te interese visitar algunas de sus bibliotecas más espectaculares.

En la capital, Lisboa –que en 2017 es Capital Iberoamericana de la Cultura–, no puedes perderte la biblioteca de la Academia de Ciencias ni las fundaciones de Fernando Pessoa y de José Saramago, en la Casa dos Bicos. Además, la librería Ler de Vagar es un espacio moderno en el que perderse durante horas.

Cerca de Lisboa, en Mafra, la biblioteca del Palacio Nacional te dejará sin aliento: 40.000 volúmenes, algunos incunables, abarrotan una bellísima galería.

En Oporto, la elección es sencilla: la maravillosa y cinematográfica Librería Lello.

Y en Coimbra, la Biblioteca Joanina, un espacio barroco del siglo XVIII.